RESEÑA: LA TEMPESTAD – W. SHAKESPEARE

Tragicomedia con elementos mágicos que ha generado múltiples interpretaciones a lo largo del tiempo. Es un juego de ficciones, una dualidad entre realidad e ilusión, una representación en el interior de otra representación, la que el espectador ve y la que Próspero, el personaje principal, crea ante el resto de personajes gracias a su dominio de la magia y la ilusión.La Tempestad - 106687
Entre los numerosos temas abordados, como la condición humana, el poder, la traición, las dicotomías instinto y razón, naturaleza y civilización o la venganza y el perdón, es el libre albedrío el que da un auténtico sentido a la obra puesto que, en ningún momento hay entre los personajes sometidos al castigo de la tempestad y sus consecuencias, ningún amago de arrepentimiento..
Y con todo, yo no renuncio a la lectura colonial y patriarcal, a la identificación del indomable Calibán, hijo de la bruja Sycorax, con el buen salvaje, despreciado por el civilizado mago Próspero y por el etéreo Ariel. La bruja Sycorax puede ser entendida como la Madre Tierra, como la misma isla en la que se refugian los náufragos civilizados. Y es Próspero quien arrebata la isla al hijo de la bruja, identificando la naturaleza instintiva y pasional de Calibán con lo abyecto, adueñándose así del poder de la madre. De modo que es Próspero, como padre y única autoridad, identificado con el bien y la respetabilidad, quien decide con quien debe emparejarse su hija Miranda, idea patriarcal que a través de la literatura y las artes escénicas ha ido calando una y otra vez en la mentalidad de los lectores y espectadores.

Autor Reseña: Maite Mateos

Anuncios