MEMENTO FABULIS EN AMAZON

 

MementoFabulisCover

 

Conjunto de narraciones fantásticas incrustadas en una historia creada para responder al porqué de tantas festividades que giran en torno a los solsticios y los equinoccios. Una fábula que aportará un rayo de luz a los interrogantes que los niños y los ya no tan niños, continuamente nos planteamos en nuestro continuo deseo de aprender para intentar mantener nuestras mentes siempre abiertas.

 

Comprar el libro

Anuncios

CAMÍ CONTRARI / CAMINO CONTRARIO

CamiContrari

Intueixo que la meva tempesta interior difícilment s´apaivagarà per molt que senti la penetrant flaire del timó, en trepitjar-lo, mentre travesso camps i més camps d´oliveres una mica deixats… És culpa meva que estiguin així de deixats, ho sé. Però no sempre em sento amb forces d´agafar el tractor per passar la picadora, que falta que fa. Vaig esporgar el millor que vaig saber, encara que sóc conscient que les meves maneres són el escarni de tots els pagesos de la contrada. Però tant me fa. Tot i les crítiques, la temporada passada vaig gaudir d´una collita acceptable, cosa que no poden dir d´altres que presumeixen de portar anys i anys esporgant. No sóc filla d´aquesta terra però sóc filla de la terra i remenar-la és el que realment em dóna vida. Remenar-la i viure en ple contacte amb ella.
I és que per mi els pobles i les ciutats són com cementiris, on s´amunteguen els vius amb els morts ofegant-se els uns amb els altres. S´organitzen en pisos talment com nínxols o en cases, xalets i luxoses mansions com panteons a mida de les seves possibilitats econòmiques… Quin negoci el de la mort i quin negoci el de la vida… Però sempre pels altres. De tot allò és del que renego.
Les meves passes continuen sent nervioses i enèrgiques. Ho sé. És difícil contenir-se quan la indignació sobrepassa la raó i envaeix tot el cos. Fúria és el que sento. Pot ser més que fúria però, no trobo les paraules en aquesta llengua que és la meva i no ho és perquè, no sempre ha format part de la meva interioritat. I tot i així em veig abocada a esforçar-me, ha fer meves per igual paraules com timó, farigola o “tomillo” de la mateixa manera que faig meves les roques de capritxoses formes que m´envolten i que em conviden a imaginar mil i una fantasies. Això aconsegueix relaxar-me una mica i deixo anar per fi una sospira. I penso en el que m´ha posat furiosa. En les paraules del meu fill.
– Totes les dones sou iguals.
Com no he estat capaç d´inculcar al meu fill que ningú es igual a ningú? Quin mal han fet les cobejades paraules tant socialment acceptables de que tots som iguals… La igualtat pot ser molt positiva, però també ho pot ser la diferència. Tot és relatiu. Què entenem per igualtat i què entenem per diferència?
-I tots els homes sou iguals? – vaig replicar-li jo enrabiada –. Sí ja ho sé, ara em diràs que a tu ja t´està bé ser com tots els homes. Ser un home és una cosa bona, oi? I pobre de tu que mostris cap indici de ser diferent, perquè de seguida series la víctima de tots els escarnis. Que si “marieta” o… coses pitjors. I a tu et sembla bé que funcionin així les coses? Realment penses que ets tan home com se suposa que un home ha de ser? Realment penses que ser una dona és una cosa dolenta?
-Doncs… A “l´insti” hi ha un mestre que diu que els homes són molt superiors a qualsevol dona i la prova és que totes les grans personalitats de la història, tots els grans científics i artistes, tret de contades i rares excepcions, són sempre homes i jo crec que…
-I tu penses que tot el que expliquen els mestres o qui sigui és un acta de fe? Pensa et dic sempre i no creguis absolutament res. Intenta eliminar la paraula creure del teu vocabulari, de la teva ment. T´ho he aconsellat més de mil cops i mai en serà prou, sembla.
-Ja però si hi han proves irrefutables…
Jo començava a perdre la paciència.
-Proves irrefutables? De què? De que els homes són superiors a les dones? I qui ha creat aquestes proves? Qui selecciona els personatges suposadament destacats de la història? Qui decideix que un personatge destaca més que un altre? Si en la societat en la que vius encara eduquen a un home perquè inverteixi tot el seu temps en si mateix, en estudiar o en treballar i a una dona la eduquen perquè inverteixi part del seu temps, si no tot, a les tasques domèstiques a més a més d´estudiar o treballar, quins creus que tenen més oportunitats per destacar en la seva feina i en la història?
-Doncs a mi sempre m´exigeixes que faci el llit, posi ordre i t´ajudi en totes les feines de la casa o del camp. Aleshores, no tindre oportunitats per destacar en els estudis per això? – em preguntà reptador.
-Tu i jo no ens repartim les tasques per poder tenir els dos les mateixes oportunitats? – li contesto amb una altre pregunta – Per què creus que hauries de tenir tu més oportunitats que no jo per destacar o per tenir més temps lliure? No som iguals, perquè jo sóc com sóc i tu ets com ets però, això no treu que tots dos siguem persones i com a persones hem d´ajudar-nos i esforçar-nos per viure en harmonia. Si tu penses que tens més dret que jo a tenir més temps lliure o més oportunitats simplement perquè ets un home o un fill o algú millor que jo, trencaràs aquesta harmonia, provocaràs insatisfacció, malestar i la convivència serà difícil si no impossible. I això és el que passa també a un altre nivell més ampli en la societat en general.
-Molt bé, però el cas és que sempre m´estàs sermonejant i per tant ets com totes les mares i com totes les dones – va dir abans de girar cua i tancar-se a la seva habitació amb un cop de porta.
Està clar que el meu fill no vol escoltar. Té les oïdes tancades a les paraules de la seva mare.
-I tant! – vaig exclamar empipada i amb sornegueria a través de la porta tancada – Totes les dones treballen amb un tractor si fa falta o fan llenya amb la motoserra si cal, com faig jo!
Per què em treu tant de polleguera? Em sento com si m´hagués deixat amb la paraula a la boca.  Hi ha moments en que no puc menys que pensar en si val la pena tenir un fill, quan aquest sembla estar  tant obsedit en voler convertir-se en un home descerebrat en lloc d´una persona assenyada. Jo que precisament m´havia proposat com un repte personal que el meu fill no s´assemblés mai de la vida a un masclista més… Però no és fàcil lluitar tota sola contra tots els estímuls que li empenyen cap el camí contrari al que jo voldria que agafés.

Autor: Maite Mateos
Finalista Tercer Concurs de relats breus de les Garrigues “En femení”

CAMINO CONTRARIO

Intuyo que mi tempestad interior difícilmente se calmará por mucho que sienta el penetrante aroma del tomillo, al pisarlo, mientras recorro campos y más campos de olivos medio dejados… Es culpa mía que estén así de abandonados, lo sé. Pero no siempre me siento con fuerzas para coger el tractor y pasar la picadora y ya haría falta. Hice la poda lo mejor que pude, aunque soy consciente de que mi técnica provoca las chanzas de todos los labradores del entorno. Pero me da igual. A pesar de las críticas, pude disfrutar de una cosecha aceptable la temporada pasada, algo que no pueden decir otros que presumen de llevar años y años podando. No soy hija de esta tierra pero, soy hija de la Tierra y  removerla es lo que realmente me da vida. Removerla y vivir en pleno contacto con ella.
Y es que para mí los pueblos y las ciudades son como cementerios, donde se amontonan los vivos con los muertos asfixiándose los unos con los otros. Se organizan en pisos a modo de nichos o en casas, chalets y lujosas mansiones como panteones a medida de sus posibilidades económicas… Qué negocio el de la muerte y qué negocio el de la vida… Pero, siempre para los demás. De todo ello es de lo que reniego.
Mis pasos continúan siendo nerviosos y enérgicos. Lo sé. Es difícil contenerse cuando la indignación sobrepasa la razón e invade todo el cuerpo. Furia es lo que siento. Puede ser más que furia pero, no encuentro las palabras en esta lengua que es la mía y no lo es porque, no siempre ha formado parte de mi interioridad. Pese a todo, me veo obligada a esforzarme, a hacer mías por igual palabras como “timó”, “farigola” o tomillo, de la misma manera que hago mías las rocas de caprichosas formas que me rodean y que me invitan a imaginar mil y una fantasías. Eso consigue relajarme un poco y dejo escapar un suspiro. Y pienso en lo que me ha puesto furiosa. En las palabras de mi hijo.
-Todas las mujeres sois iguales.
¿Cómo no he sido capaz de inculcarle que nadie es igual a nadie? Qué daño han hecho las exaltadas palabras tan socialmente aceptables de que todos somos iguales… La igualdad puede ser muy positiva, pero también puede serlo la diferencia. Todo es relativo. ¿Qué entendemos por igualdad y qué entendemos por diferencia?
-¿Y todos los hombres sois iguales? – repliqué yo llena de rabia -. Sí, ya lo sé, ahora me dirás que a ti ya te parece bien ser como todos los hombres. Ser un hombre es una cosa buena ¿verdad? Y pobre de ti que muestres algún indicio de diferencia, porque en seguida serías víctima de todas las burlas. Que si “mariquita” o… coses peores. ¿Y a ti te parece bien que funcionen así las cosas? ¿Realmente piensas que ser una mujer es una cosa mala?
-Pues… En el “insti” hay un “profe” que dice que los hombres son muy superiores a cualquier mujer y la prueba de ello es que todas las grandes personalidades de la historia, todos los grandes científicos y artistas, con contadas y raras excepciones, son siempre hombres y yo creo que…
-¿Y tú piensas que todo lo que explican los profesores o quien sea, es un acto de fe? Piensa, te digo siempre y no creas absolutamente nada. Intenta eliminar la palabra creer de tu vocabulario, de tu mente. Te lo he aconsejado más de mil veces y nunca será suficiente, al parecer.
-Ya pero si hay pruebas irrefutables…
Yo comenzaba a perder la paciencia
-¿Pruebas irrefutables? ¿De qué? ¿De que los hombres son superiores a las mujeres? ¿Y quién ha creado esas pruebas? ¿Quién ha seleccionado a los personajes supuestamente destacados de la historia? ¿Quién decide que un personaje destaca más que otro? Si en la sociedad en la que vives todavía se educa a un hombre para que invierta todo su tiempo en sí mismo, en estudiar o trabajar y a una mujer la educan para que invierta parte de su tiempo, o todo, en las tareas domésticas además de estudiar o trabajar, ¿Quién crees que son los que tienen más oportunidades para destacar en su trabajo o en la historia?
-Pues a mí siempre me exiges que haga la cama, ordene y te ayude con todas las tareas de la casa o del campo. Entonces, ¿no tendré oportunidades para destacar en los estudios? –me preguntó retador.
-¿Tu y yo no nos repartimos el trabajo para poder tener los dos las mismas oportunidades? – le contesté con otra pregunta -. ¿Por qué crees que tú deberías tener más oportunidades que yo para destacar o para tener más tiempo libre? No somos iguales, porque yo soy como soy y tú eres como eres pero, eso no quita que los dos seamos personas y como personas hemos de ayudarnos y esforzarnos para vivir en armonía. Si tú piensas que tienes más derecho que yo a tener tiempo libre o más oportunidades simplemente porque eres un hombre, o un hijo o alguien mejor que yo, romperás esa armonía, provocarás insatisfacción y la convivencia será difícil o imposible. Y eso es lo que ocurre también en la sociedad en general, en un nivel más amplio.
-Muy bien pero, el caso es que siempre me estás sermoneando y por tanto eres como todas las madres y como todas las mujeres – me dijo antes de volverse y encerrarse en su habitación con un portazo.
Está claro que mi hijo no quiere escuchar. Ha cerrado los oídos a las palabras de su madre.
-¡Y tanto! – exclamé enfadada y con sorna a través de la puerta cerrada. – ¡Todas las mujeres trabajamos con un tractor si es necesario o cortamos leña con la motosierra si hace falta, como hago yo!
¿Por qué me saca tanto de quicio? Me siento como si me hubiera dejado con la palabra en la boca. Hay momentos en que pienso en si vale la pena tener un hijo cuando éste parece estar tan obsesionado en querer convertirse en un hombre descerebrado en lugar de en una persona razonable. Yo que precisamente me había propuesto como un reto personal que mi hijo no se asemejara nunca a un machista más… Pero no es fácil luchar sola contra todos los estímulos que le empujan hacia el camino contrario al que yo querría que tomara.

Traducción: Maite Mateos

La pluma

La encontré en el fondo del cajón de un viejo escritorio que compré en un rastro. Debía ser muy antigua porque el plumín era muy largo y esbelto, de acero, con elegantes grabados florales que se repetían a lo largo del portaplumas de plata. Era un objeto exquisito, de punta itálica, que se adaptaba a la mano con increíble facilidad pero, lo más sorprendente de todo, es que parecía rebosar tinta fresca, lista para usar. Dispuse un folio en blanco sobre la mesa del escritorio y me apresuré a comprobar si era posible comenzar a escribir con ella, sin más. Me quedé anonadada al ver emerger la tinta negra con todPlumaa fluidez sobre el papel, en forma de preciosas y pulidas letras como jamás antes había logrado esbozar y, del mismo modo, comenzaron a fluir mis pensamientos.
Pese a que mi vecina bramaba con su voz retumbante, agitanada y soez, como siempre, desde el piso de arriba y sus familiares le contestaban en el mismo tono, dejando oír sus voces igualmente desagradables, yo continuaba escribiendo con soltura. Nada parecía poder importunarme teniendo aquella pluma en la mano. Se cerró una puerta con un fuerte golpe y se oyeron los ruidosos y precipitados pasos de los vecinos que bajaban por las escaleras arrastrando con ellos toda su maldad y vulgaridad en forma de gritos, pataleos y bandazos, hasta que por fin poco a poco se fueron alejando y extinguiéndose. Pero yo continuaba escribiendo con la pluma, impertérrita, imaginando que ya nunca más volverían, especialmente ella, con su cuerpo repugnante, hinchado y deforme, sus piernas patizambas y esperpénticas.
Todo el mundo la odiaba en el edificio y con todo, algunos la saludaban con hipócritas sonrisas cargadas de falsa amabilidad, no les fuera a ocurrir lo que a otros y se acabaran encontrando con sus casas desvalijadas, destrozadas, o con sus coches rayados por todos lados… Cuánta falsedad, inútil coraza y vacía transigencia. La repugnancia y el rechazo que despiertan las personas dañinas es un instinto sano que nos salvaguarda mucho más eficazmente del mal que nos puedan reportar, que la hipocresía y la falsa tolerancia que algunos profesan reprimiendo sus sanos instintos. Es un rechazo justificado que nada tiene que ver con la xenofobia, definida en el diccionario de la Real Academia Española como el odio, la repugnancia y la hostilidad contra los extranjeros. Que fácilmente se confunden unas cosas con las otras …
No. Yo no exageraba en absoluto sobre lo dañina que era mi vecina y su familia, que nada tenía de extranjera. Su ojos eran tan pequeños y malignos como el de las ratas y tan huidiza como ellas no parecía haber un solo policía capaz de meterla en una jaula-prisión de la que nunca jamás pudiera escapar, por muchas razones que diera para que la encerraran. De modo que, como las ratas, continuaba moviéndose entre cloacas, arrastrando toda su mierda consigo.
Veía su cuerpo de rata volviéndose día tras día más pesado y abotargado. La veía corriendo delante del camión de la basura, como una auténtica alimaña. Intentaba esquivarlo. Con su chulería de siempre creía estar lográndolo. Aún pensaba sacar tajada del seguro del conductor si éste la hacía el menor rasguño. Sin embargo, el camión de la basura avanzaba impertérrito. De pronto, de forma inaudita, la pasó por encima, despanzurrándola. Y aunque no quise ver más, sentí que algo dentro de mí se liberaba.
Dejé la pluma sobre el papel. Repentinamente los pensamientos se agotaban y las palabras ya no fluían con rapidez. Miré hacia la ventana y noté con sobresalto que el teléfono estaba sonando. Fui a cogerlo y contesté con desgana. Del otro lado, sonó la voz excitada de una de mis amigas que vivía dos calles más abajo. Sus palabras se agolpaban una tras otra y me costó entender lo que me estaba diciendo. Hasta que finalmente lo entendí todo. La maldita vecina de los ojos de rata se acababa de matar con el coche. De los que viajaban con ella no se sabía aún si habían sobrevivido. El camión de la basura se les había cruzado en el camino y los había empotrado contra un muro de contención.
Me quedé sin aliento. Colgué y me dirigí rápidamente hacia el escritorio. Bajo la pluma había quedado una mancha de tinta que recordaba a una rata despanzurrada. Cogí la pluma con cuidado, limpié el plumín y la volví a depositar en el fondo del cajón del viejo escritorio. Tenía un no se qué de espeluznante aquella pluma pero, decidí guardarla como un auténtico tesoro.

Autor: Maite Mateos

La niña que no podía dormir

No puede dormir. Ella se ha ido para siempre. Ya no regresará. Lo sabe. Pero desea con todas sus fuerzas que vuelva.
En el cole, durante la celebración del día de la Paz, les pidieron que confeccionaran una frase, un deseo que plasmar sobre un papel. Luego pegaron la frase en un mural donde habían dibujado una paloma en el centro. Y a ella solo se le ocurrió desear que su madre regresara. Así lo escribió sobre el papel: deseo que vuelva mi madre. Sí. Desea que regrese de ese lugar al que llaman muerte. Es esa palabra, acompañada de la imagen de su madre perdida en un lugar innombrable, la que domina sus pensamientos. ¿Dónde está la paz para ella sin su madre? No hay paz en su mente. Los pensamientos, vuelan, vienen y van batallando entre ellos, pugnando por salir. Por eso siente el impulso de escribir en el grupo de whatsapp que ha creado, sin importarle la hora, buscando a alguien con quien poder hablar. Tal vez su amiga Aiyana aún esté despierta…
-Hola.
-Xènia. No son horas de estar con el wpp. Aiyana ya hace horas que duerme.
-Yo no he hecho nada. Además. Estaré si quiero.
-Tendrías que estar durmiendo. Solo tienes 10 años.
-No tengo ganas.
-No seas mala.
-Nooooo…..
Pasan los días y no puede dormir. Quieren que escriba en un diario en lugar de en el wpp. A Aiyana le encanta la idea. Se lo intercambiarán como si mantuvieran una conversación. Una lo tendrá durante la noche y la otra durante el día. Xènia escribirá en él durante las largas horas nocturnas porque cómo no puede dormir…
Pero, ¿Qué escribirá en la primera página? ¿Y si se bloquea, cómo le ocurre cuando sus pensamientos batallan y pugnan por salir sin lograrlo? De momento va a ver si encuentra un libro que le dé alguna idea. Cree que por ahí tiene algún volumen de cuentos que no ha acabado nunca. Cuando se lo leía su madre siempre se quedaba dormida…

Erase una vez una niña que no podía dormir. Una malvada bruja había lanzado una maldición sobre ella el día de su nacimiento. La bruja había afirmado que cuando la niña cumpliera diez años se llevaría a su madre. Y así fue. En cuanto la pequeña cumplió los diez años llegó la bruja y se llevó a la madre consigo. La niña no entendía por qué. Desde entonces no podía dormir pensando en cómo rescatar a su madre. Por eso decidió salir en busca de alguien que le pudiera dar alguna explicación. Pero a todo aquel a quien preguntaba le daba la espalda y huía espantado al escuchar tan solo el nombre de la malvada bruja. Todos la tenían miedo. Caminando, caminando, la niña llegó hasta un frondoso bosque. Allí fue donde el cansancio la venció, se sentó junto a un manantial y al poco de haber probado su cristalina agua, se quedó rendida sobre un tupido manto verde de fresca hierba.
Y la muchachita soñó despierta que corría por entre los árboles de aquel espeso bosque, esquivando las ramas que a duras penas la dejaban entrever la figura de una mujer que le recordaba a la malvada bruja. Tenía que atraparla y averiguar a dónde se había llevado a su madre. Tropezó en varias ocasiones con alguna raíz gigante que sobresalía de la tierra pero, en su afán por no perder a la mujer de vista se apresuraba a levantarse y continuar corriendo. Hasta que finalmente llegó a un claro del bosque. La figura de la mujer se perdió entre los árboles y una enorme claridad lo invadió todo. La pequeña quedó deslumbrada por algunos instantes. Los colores de las flores que tapizaban el suelo resaltaban como oro líquido y allí, sentada sobre aquel manto multicolor se hallaba su madre, más hermosa que nunca. La niña, invadida por la euforia se precipitó a abrazarla. Y sintió una vez más su calidez y la dulzura de sus palabras.
-¿Por qué no logras dormir? Si no duermes no podremos encontrarnos en sueños…
-Pero yo quiero que vuelvas conmigo a casa. Te echo de menos.
-No puedo. Ya es imposible.
-¿Es por culpa de la malvada bruja? ¡Yo podría vencerla! ¡Podría matarla!
– ¡Oh! No es posible matarla. Ella es la Muerte. Pero no es malvada. Mírala.
Y la niña volvió sus ojos hacia donde indicaba su madre. Allí estaba la mujer, erguida frente a ellas. Pero no parecía en absoluto una bruja espantosa, sino que su aspecto era el de una bella y serena mujer. La pequeña se sobresaltó.
-Pero todos dicen que es mala. ¡Con sus malvados poderes se presenta con la imagen de una hermosa mujer pero su verdadero aspecto debe ser realmente repugnante!
-Lo que puedan decir de ella no es cierto. No la conocen como yo. Es compasiva, liberadora y yo ahora formo parte de ella y de ti… No debes temer nada de la Muerte. Éste que ves es nuestro aspecto en tus sueños y en tu vida seremos como el polvo de estrellas que te rodeará por doquier, que penetrará hasta el rincón más íntimo de tu ser, para que recuerdes siempre nuestra presencia. No somos en absoluto malvadas.
-¡Pero debe serlo! ¡Te separa de mí!
-No para nada. No nos separa. En realidad ahora podremos estar más unidas que nunca. Solo tienes que pensar en mí, recordarme y conseguir dormirte. Porque en sueños siempre podremos volver a encontrarnos. ¿Me prometes que cada noche vendrás a buscarme? Cuántas más horas duermas, más horas podremos permanecer juntas…
Y la niña se lo prometió.

Autor: Maite Mateos

El anciano

Entró en la panadería con pasos pesados, fatigados. Una cuerda sujetaba sus viejos pantalones remendados a modo de cinturón y su desgastado jersey de lana lucía más de un lamparón imposible de eliminar, pese a su frecuente paso por la lavadora. No llevaba calcetines. Ya hacía tiempo que el simple intento de ponérselos representaba toda una odisea y había acabado por desistir. Ahora se limitaba a calzarse con sus viejas sandalias sobre los pies desnudos, a pesar de las bajas temperaturas que se respiraban a principios de primavera. Pero en la panadería el ambiente siempre era muy agradable en contraste con el de la calle. Había varias personas haciendo cola y el anciano buscó con la mirada una silla donde poder sentarse durante la espera. Siempre había dos viejas sillas de estructura metálica con respaldos acolchados y podía esperarse que una de ellas estuviera desocupada, a no ser que el lugar estuviera abarrotado de gente, como solía ocurrir durante los días festivos. Y aquel viernes “santo” era uno de esos días en que se presentaban en el pueblo una multitud de personas que, escapando de las ciudades, buscaban la supuesta tranquilidad del campo y el magnífico pan rústico de toda la vida, elaborado en un horno de leña, a la antigua usanza. La espera se hacía entonces interminable mientras unos acaban de decidirse por las cocas variadas y otros por los brazos de pastelería de diferentes gustos que también se ofertaban en la panadería.
No obstante, el anciano encontró una de las sillas desocupada y se sentó en ella no sin cierta dificultad. El duro trabajo del campo siempre acaba pasando factura y él nunca pudo disfrutar de uno de esos nuevos tractores tan confortables que incorporan hasta aire acondicionado en el interior de sus cabinas. Pero también eso le pasará factura al planeta con los años, por mucho que a los jóvenes de hoy en día no parezca preocuparles en absoluto. Mientras no tengan que doblar demasiado el espinazo les da lo mismo. Algunos se llenan la boca hablando con orgullo de agricultura ecológica porque no utilizan según qué pesticidas y respetan todas las normativas vigentes para cobrar subvenciones, pero en realidad no tienen ni idea de lo que es la verdadera agricultura, la agricultura realmente sostenible para el planeta y quizá también la más sostenible para la economía: la agricultura no intensiva, la agricultura que prescinde de tractores u otras maquinarias y de sus sucios e irrespirables carburantes. La agricultura del verdadero sudor de los brazos y las piernas, que podría dar empleo o simplemente la posibilidad de comer a tanta gente, la agricultura de las mulas, los arreos y… En fin, llegado a este punto, si ha estado expresando sus pensamientos en voz alta, siempre le hacen callar llamándole viejo romántico o peor aún, carcamal. Es que se ha perdido incluso el respeto a los mayores, a la voz de la sabiduría. Y se ve obligado a responder con socarronería no vaya a ser que le tomen a uno por un imbécil retrógrado incapaz de asimilar el imparable progreso. ¡Progreso! ¡Bah! ¡Qué paciencia! Que sabrán los jóvenes de lo que realmente significa la palabra progreso. Solo son capaces de relacionarla con palabras como tecnología o con la ley del mínimo esfuerzo. ¡Que lástima! No son conscientes de que van derechos a la autodestrucción y la destrucción de todo lo que les rodea por ese camino. El verdadero progreso va ligado al máximo esfuerzo, a la renuncia, al respeto, a la capacidad de discernir entre lo que de verdad deseamos o necesitamos para alcanzar el auténtico bienestar sin pisar el bienestar del otro… Pero ante el reflejo de las miradas de incomprensión no puede uno ni expresar lo que piensa con total libertad. A veces es mejor ensimismarse en los propios pensamientos y callar. Pero le da rabia hacerlo ¿Por qué no lee más la gente? Trabajar en el campo no tiene porqué impedir ser una persona leída ¡Carajo!
Repentinamente se apagan las luces de la panadería y la dependienta se refugia en el obrador, dejando a todos los clientes que aún quedaban por despachar, a la vista de los nazarenos, el grupo de los más fervorosos creyentes del pueblo encabezados por el cura que en ese mismo momento, enarbolándo la imágen de un Cristo ensangrentado, se ha detenido frente al escaparate del establecimiento murmurando plegarias incomprensibles, entre las cuales solo se distingue una palabra con claridad, pronunciada a coro, de forma repetitiva: ¡Pecadores! ¡Pecadores! ¡Pecadores! ¡Pecadores! ¡Pecadores! ¡Pecadores! …
“¡La hostia!” Piensa el anciano arrancado bruscamente de sus propias meditaciones. “Lo que me faltaba por aguantar hoy. Es delirante. ¿Es que ya no hay respeto ninguno? No claro. ¿Qué se puede esperar de las religiones y de sus creyentes? No respetan a nada ni a nadie. No respetan al descreído. No respetan a los que necesitan trabajar con sosiego, a los que desean comprar con tranquilidad, ni a los ancianos que necesitan que los dejen en paz con sus pensamientos. Son unos verdaderos artistas del chantaje emocional y han de recordarnos a todas horas y con más hincapié aún, cuando nos acercamos al final de nuestras vidas que, quizá al otro lado, no nos espera la simple muerte, sino que con certeza nos espera un horrendo suplicio si hemos sido pecadores y no nos arrepentimos a tiempo… ¡Qué memez! ¡Qué manera de jugar con los miedos de la gente! ¿Qué importa lo que habrá al otro lado? Lo único cierto es que al otro lado hallaremos la muerte”.
Y fuera del local continúan salmodiando los fervorosos creyentes: ¡Pecadores! ¡Pecadores! ¡Pecadores! ¡Pecadores! ¡Pecadores! ¡Pecadores! … Solo cuando por fin se alejan y cesan sus plegarias y murmuraciones, se encienden las luces de la panadería y emerge por fin del obrador la dependienta, preguntando por el siguiente al que le toca despachar.

Autor: Maite Mateos

EL PUÑAL

Asegura que me quiere igual que siempre, tal vez más que antes pero, que quizá, nuestros caminos debieran separarse para siempre. Sus oscuras palabras cargadas de pesadumbre, desasosiego e insatisfacción, llegan a mis oídos y se introducen en mi interior como la afilada hoja de un acerado puñal. Y no entiendo nada. Solo sé que le quiero y que la idea de la separación está muy alejada de mis pensamientos, por mucho que reconozca que alguna vez aparece en ellos como una nebulosa amenazante. Una oscura nebulosa a la que condeno al destierro sin contemplaciones ante la angustia atenazante de la sola idea del distanciamiento y la separación. Entonces solo queda un dolor punzante, cortante en lo más profundo, como el que infligiría la fina hoja de doble filo de un largo puñal. Y la incomprensión. Si yo no quiero y él no quiere, si yo le quiero y él me quiere ¿Qué necesidad hay de separarse?
Y él insiste en que no quiere, pero debe y yo continúo sintiendo la fría amenaza del afilado puñal cerniéndose sobre mí.

(Narración extraída de Mil y un interiores)
Autor: Maite Mateos

OBSESIÓN

No quieres traicionarte pero sigues empuñando el boli. De acuerdo, sigue por ese camino. Ya no soy yo. Soy yo y tú al mismo tiempo. Dos opciones soledad o sociedad. Soledad no es aislamiento. Soledad es el tiempo, un tiempo que no es tiempo sino eternidad. Yo y tú. Sola conmigo misma.
¿Amor? ¿No podré escapar de ello? ¡Si soy una vieja ya! Vejez como maldad. Juventud como belleza y bondad… Cuánta distorsión, cuánta confusión, cuánta equivocación…
Soy una bruja de plateados cabellos y solo con plata puedo peinarlos.
¡Ser malévolo! ¡Infame virago! ¿Qué juventud del alma podrías mostrar? ¿Qué juventud? ¿Qué belleza?
Sobre ti caerá la soledad…
¡Y qué! ¡No me asusta!
¿Soy una bruja de plateados cabellos? ¿De viles pensamientos? ¿Por qué me siento así? ¿Qué he hecho?
¿Amor? ¿Soledad? ¿Muerte? No me asustan. Prefiero la soledad al sufrimiento. No quiero sufrir. No quiero amar. No quiero aceptar la muerte. Y sufro escribiendo esto. Las lágrimas resbalan por mis mejillas y sin embargo, no puedo detener esta mano que manejando el boli se niega a obedecerme. El papel se emborrona. La mano, la mente, todo en uno. Ambos unidos para luchar ¿Contra qué? ¿Contra el amor? ¿La soledad? ¿La muerte?
Inútil empeño.

Autor: Maite Mateos