RESEÑA: ORFANCIA – ATHOS ZONTINI

Muchos han definido Orfancia como una antinovela de formación. Algunos la han calificado como inquietante, extraña, dura, diferente. Y en realidad no lo es tanto. Es solo la historia, en clave metafórica, de un niño de ocho años, huérfano de su propia infancia, diferente, que no quiere crecer, ni quiere comer porque intuye que sus padres y el mundo adulto lo devorarán. Un miedo que lo que en realidad esconde es el deseo de que le dejen ser él mismo y no alguien manipulado, “normalizado”. Él no quiere ser como los demás, como tampoco quería serlo Holden Cauldfield, el protagonista de El guardián entre el centeno. Orfancia
La anorexia del niño de Orfancia no es más que un subtema en la historia, un medio para rebelarse contra el mundo homogeneizado de los adultos, de la misma manera que el machismo, el acoso escolar, la sobreprotección, la sobrealimentación, el maltrato animal, la violencia, las relaciones tóxicas, tal y como aparecen en la novela, no son más que críticas directas y mordaces contra nuestra sociedad actual. Una crítica y una incitación a la reflexión.

 

Autor reseña: Maite Mateos

Anuncios

RESEÑA: LA TEMPESTAD – W. SHAKESPEARE

Tragicomedia con elementos mágicos que ha generado múltiples interpretaciones a lo largo del tiempo. Es un juego de ficciones, una dualidad entre realidad e ilusión, una representación en el interior de otra representación, la que el espectador ve y la que Próspero, el personaje principal, crea ante el resto de personajes gracias a su dominio de la magia y la ilusión.La Tempestad - 106687
Entre los numerosos temas abordados, como la condición humana, el poder, la traición, las dicotomías instinto y razón, naturaleza y civilización o la venganza y el perdón, es el libre albedrío el que da un auténtico sentido a la obra puesto que, en ningún momento hay entre los personajes sometidos al castigo de la tempestad y sus consecuencias, ningún amago de arrepentimiento..
Y con todo, yo no renuncio a la lectura colonial y patriarcal, a la identificación del indomable Calibán, hijo de la bruja Sycorax, con el buen salvaje, despreciado por el civilizado mago Próspero y por el etéreo Ariel. La bruja Sycorax puede ser entendida como la Madre Tierra, como la misma isla en la que se refugian los náufragos civilizados. Y es Próspero quien arrebata la isla al hijo de la bruja, identificando la naturaleza instintiva y pasional de Calibán con lo abyecto, adueñándose así del poder de la madre. De modo que es Próspero, como padre y única autoridad, identificado con el bien y la respetabilidad, quien decide con quien debe emparejarse su hija Miranda, idea patriarcal que a través de la literatura y las artes escénicas ha ido calando una y otra vez en la mentalidad de los lectores y espectadores.

Autor Reseña: Maite Mateos

RESEÑA: EL GUARDIÁN ENTRE EL CENTENO – J.D. SALINGER

Desde el año 1951, fecha de su publicación, El guardián entre el centeno ha sido considerada una novela de iniciación o aprendizaje, una lectura excelente para adolescentes que ha provocado también numerosas críticas y actos de censura por su lenguaje ácido y ha inspirado numerosas películas basadas en el estereotipo del adolescente inadaptado.Guardian centeno-106686 La metáfora central de la obra, centrada en el deseo del personaje principal, el adolescente Holden Cauldfield, de convertirse en guardián en un campo de centeno al borde de un barranco cuyo trabajo consista en atrapar y sujetar a los chicos antes de que se despeñen por el precipicio de la vida adulta, ha sido considerada como una de las imágenes más poéticas de la literatura del siglo XX. Aunque no deja de ser por ello una metáfora erróneamente interpretada por muchos, como es el caso de la leyenda negra que gira en torno al asesino de John Lennon y la novela. Porque lo que pretendía Holden era salvar a los chicos y salvarse así mismo de la vida vana, convencional y absurdamente burguesa que le rodeaba, trataba de escapar de la idiotez y de la falta de autenticidad de la sociedad en la que vivía inmerso. Es por ello por lo que ha llegado a convertirse en una novela de culto, como lo es la persistente y obsesiva pregunta de Holden a lo largo de la obra, ¿dónde van los patos del lago de Central Park en invierno cuando el agua se congela? Pregunta que no encierra ningún misterio trascendente ni oscuro, sino tan solo la reflexión de que si uno se siente frustrado e incomprendido, tal vez la culpa sea solo de uno mismo, o no…

Autor reseña: Maite Mateos

UNA INICIACIÓN A LA LECTURA ALGO PARTICULAR

Como a todas las madres me inquietaba el cómo inocular el placer por la lectura a mi hija y ya, en su más tierna infancia, le leía la más amplia colección de cuentos clásicos que pudiera encontrar para ella. Y me sorprendía que, pese a la amplia oferta de la que disponía, ella prefiriera que le leyera una y otra vez los mismos cuentos, los que más le gustaban. Así que hicimos un trato. Yo leía primero el cuento que ella prefería y luego le leía el que más me gustaba a mí, que siempre solía ser uno diferente. Como coleccionista de cuentos que soy, a mí me atraían desde los más etnográficos hasta las versiones más sofisticadas de los clásicos, como los cuentos de Madame D´Aulnoy, que lograron extasiarla. Y asimismo, juntas creamos nuestro primer cuento infantil, La magia de las vocales. Mientras yo escribía el texto, mi hija daba vida y color a las ilustraciones, también con mi ayuda, claro, aunque lo de ilustrar no era lo mío y por eso mismo, este cuento permanece por ahora, inédito. Cuando ya fue capaz de leer por sí misma los cuentos clásicos o no tan clásicos, adaptados a su edad, continuó con la tendencia a leer una y otra vez el mismo libro, su preferido, que resultó ser primero los Cuentos completos de Beatrix Potter, para seguirle en preferencia el de Pippi Langstrump y más tarde el de Miguel el travieso de Astrid Lindgren. También se dejó seducir por algunos de los libros de Geronimo Stilton, pero a mí estos no me convencían demasiado, de modo que le propuse continuar leyéndole yo otros libros que aún no le atraían tanto, debido al enorme volumen de sus páginas. Yo sabía que le gustaban las historias de brujas tanto como a mí, así que la seduje con la lectura de La guerra de las brujas de Maite Carranza. Cada día leíamos unas pocas páginas, hasta que acabamos los tres volúmenes de los que constaba la trilogía, que la dejaron totalmente fascinada.nina-leyendo-sola_1098-2048 Poco después comenzó a leer por sí misma la historia de La tierra profunda, una novela que yo escribí mientras estaba embarazada y con la que mi hija comparte el nombre del personaje principal, cosa que la deslumbraba. Seguidamente, descubrió y leyó prácticamente todos los libros de Laura Gallego, mientras yo le leía la trilogía de Philip Pullman sobre La materia oscura, que habíamos conocido tras ver la película de La brújula dorada. La historia de Lyra la encandiló completamente y cuando la acabamos leyó una y otra vez Alicia en el país de las maravillas, que le encantaba. Leímos juntas El principito y ella sola se lanzó entonces a leer Momo y La historia interminable de Michael Ende, los libros de Roald Dahl y La princesa y los trasgos de George McDonald. Releyó La tierra profunda una y otra vez y me pidió que escribiera una continuación, puesto que tenía más ganas de seguir leyendo nuevas aventuras de Wakan, el lobo blanco sagrado. Así fue como acabé escribiendo El abismo de Airon,  la segunda parte de La tierra profunda, que aún está pendiente de edición. Mientras tanto, mi hija se lanzó a la lectura de Las aventuras de  Tom Sawyer y Huckleberry Finn de Mark Twain,  libros que también releyó una y otra vez. Y no obstante, le costó acabar los libros de Heidi de Johanna Spyri y Mujercitas de Loise May Alcott que yo le insté a leer también. Prefería, mil veces antes, leer todos los libros de los Cinco o los Siete Secretos de Enid Blyton. Por aquel entonces comencé a escribir El memento fabulis o cuentos para niños que quieren pensar, con la idea de complementar todo lo que le explicaban en la escuela acerca de las fiestas tradicionales, donde le ofrecían una visión a mi gusto demasiado sesgada y localista, que difícilmente ayudaba a entender todos los porqués. Concebí El memento fabulis como una serie de cuentos enmarcados en el interior de una historia principal, la de Daniel, un niño que descubre un libro muy especial en la librería de su abuelo. A mi hija le encantaron los cuentos y la historia de Daniel. Y sin embargo, se mostró muy crítica con la parte más teórica o explicativa, que calificó de algo pesada, puesto que está más pensada para los padres. Por entonces apareció en el mercado editorial La puerta de los tres cerrojos, de Sonia Fernández-Vidal y como a mi hija le atraen mucho las ciencias, me instó a comprarlo. Y fue todo un acierto porque se convirtió de nuevo en otra de sus lecturas favoritas que leía una y otra vez, junto a Las toranas, la primera parte de La Tierra Profunda y El abismo de Airon, la segunda parte. Cayeron también en sus manos algunos libros del Pequeño vampiro de Angela Sommer-Bodenburg que leyó vorazmente y otros tantos de Josep Vallverdú, Sebastià Sorribas o Dolors García Cornellà. Hasta que descubrió los libros sobre Percy Jackson y los dioses del Olimpo de Rick Riordan, que la absorbieron completamente. De poco ha servido que la animara también a leer los libros de Harry Potter de los que no quiere saber nada. Dice que con las películas ya ha tenido suficiente y que le gusta mucho más la nueva colección que ha empezado de Riordan sobre Magnus Chase y los dioses de Asgard o la saga del corredor del laberinto de James Dashner, que está leyendo actualmente. Con estos libros de gran actualidad, de aventuras trepidantes y héroes hiperactivos, difícilmente pueden competir clásicos como Julio Verne o Robert Louis Stevenson. Pero todo llegará. Solo tiene trece años y de momento, para que no olvide también que hay algo más que los héroes de moda, estamos leyendo juntas La princesa prometida, de William Goldman.

Autor: Maite Mateos

RESEÑA: LAS DEFENSAS – GABI MARTÍNEZ

Novela narrada en primera persona y centrada en un personaje inspirado en la vida real, la vida de un médico neurólogo barcelonés, un hombre que padece un trastorno mental autoinmune difícil de diagnosticar. En la novela, el personaje masculino vive rodeado de una serie de personajes femeninos, su madre, su exmujer, sus hijas, sus sucesivas parejas…, dejando que todas ellas organicen su vida, haciendo recaer en ocasiones, sobre ellas, la causa o la responsabilidad de su enfermedad.Las defensas-106685
Es una historia de superación que recrea muy bien el contexto histórico, sociológico y político en la que se enmarca, los años de la transición española hasta el momento actual, y por ello no puede escapar de ciertos convencionalismos, los de la sociedad acomodada y patriarcal a los que pertenecen sus personajes, todos tan extremadamente urbanitas y consumistas, incluyendo entre ellos a Leire, la hija okupa que intenta desesperadamente desembarazarse de todo ese bagaje materialista, estresante y alienante que la abruma, tanto a ella como a su padre, y que son los causantes reales de todo el desasosiego que oprime a la sociedad, desencadenando todo tipo de patologías mentales.

Autor reseña: Maite Mateos

RESEÑA: YO, OTRO. CRÓNICA DEL CAMBIO – IMRE KERSTÉSZ

Espectacular obra de no ficción, a modo de libro de pensamientos donde Kerstész, Premio Nobel de literatura 2002, intuye que sobrevivimos en un fluir constante del yo, un yo entendido como mente, como pura energía activa.Yo,otro-106684 Y se pregunta constantemente por las fuerzas negativas del ser humano, por lo que Hannah Arendt denomina la banalidad del mal que conducirá quizá a la destrucción inevitable de la humanidad. De este modo, partiendo de la reflexión de su propia identidad, Kerstész como superviviente del Holocausto, rehúye la identificación con todo lo que signifique su origen judío y húngaro y medita acerca de la escritura, la existencia y la evolución de la mentalidad que ha marcado el siglo XX, en el que “el soldado se ha convertido en asesino profesional, la política en crimen, el capital, en gran industria exterminadora de hombres y equipada con crematorios; la ley, en regla para el juego sucio; la libertad universal, en cárcel para los pueblos; el antisemitismo en Auschwitz; el sentimiento nacional, en genocidio”.

Autor reseña: Maite Mateos

RESEÑA: AMSTERDAM – IAN McEWAN

El eje central de esta novela gira en torno al tema de la precariedad de la amistad, una amistad que comienza a decaer una vez desaparecido el vínculo que la forjaba, degenerando en una especie de animadversión que acaba conduciendo al rencor y a la venganza. Se aborda, asimismo, el tema de la eutanasia, de forma secundaria, quizá demasiado frívolamente, sin profundizar, limitándose a perfilar los peligros que puede entrañar, puesto que, al fin y al cabo, no resulta del todo verosímil que ésta pueda llevarse a cabo de una manera tan poco escrupulosa, tal y como ocurre en la novela.amsterdam-10683
Precisamente, la moralidad, la corrupción y la manipulación de la información por parte de los medios de comunicación controlados por el poder vigente, son otros de los temas que aborda la novela. Y todos los deja abiertos a la reflexión. Tal vez por eso resulta tan abrupto el final, dejándonos con las ganas de que se hubiera recreado más a fondo en ellos. Y no obstante, tal vez ahí radica parte de la genialidad que muchos atribuyen a McEwan como narrador de historias. Hay quien defiende que es el manejo sutil que hace de la ironía y el sarcasmo al afrontar dichos temas lo que convirtieron a Amsterdam en merecedora del premio Brooker Prizer en 1998. Lo que sí es cierto es que la novela ofrece una imagen en cierto modo desazonadora de la confrontación existente entre el espíritu artístico y creativo y la ruidosa sociedad consumista, agresiva y capitalista en la que nos hayamos inmersos.

Autor Reseña: Maite Mateos