Virginia Woolf. Reflexiones acerca de la creación artística.

…el anonimato envuelve al hombre como una bruma; el anonimato es oscuro, amplio y libre; el anonimato permite al espíritu seguir su camino sin trabas. Sobre el hombre anónimo se derrama el clemente efluvio de la oscuridad. Nadie sabe de dónde viene ni adónde va. Puede buscar la verdad y decirla; sólo él es libre; sólo él es veraz; sólo él está en paz.
(…)
Sumido largo tiempo en hondas cogitaciones sobre el valor del anonimato y la dicha de no tener nombre, sino ser como una ola que regresa al profundo cuerpo del mar; pensando cómo el anonimato libera a la mente de la irritación, de la envidia y el rencor, cómo hace correr por la venas las aguas libres de la generosidad y la magnanimidad; y permite dar y tomar sin dar gracias ni alabanza; que habrá sido el caso de todos los grandes poetas, suponía (aunque su conocimiento del griego no era suficiente para sacarle de dudas), porque, pensaba, Shakespeare tuvo que escribir así, y los constructores de templos construir así, anónimamente, sin necesidad de gratitud ni de renombre, sino sólo de su trabajo durante el día y quizá un poco de cerveza por la noche…

Virginia Woolf. Orlando
Alianza Editorial 2012
Pág. 97-98

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s