LO SEGELL

És la dona fermaLoSegell1
que transmet energia,
que atrau lo sensible
i difon lo silenci,
que atrapa lo son
de la intuïció,
que s´apassiona
per lo cultivat,
traçant pinzellades
de creativitat.
És la dona forta
que clama la vida
i estreny la foscor,
que nodreix sempre,
amb complaença,
amb magnanimitat.

Autor: Maite Mateos
Escultura i Foto: Marta Pruna
Proyecte: Camí dels Set Sentits

Lo Segell del Camí dels Set Sentits

Es tracta de la primera figura que obre i rubrica la ruta, intitulada per això mateix, Lo Segell, és una figura femenina, una Mater (de les moltes esculpides per la Marta Pruna últimament) que simbolitza la Mare Terra, la deessa de la Natura, la relació entre lo manifest i lo no manifest, lo visible i lo invisible, l’acceptació de que formen part de la Natura com un tot, la vida i la mort, dos conceptes entrelligats que impliquen una renovació continua. Per que no hem d´oblidar que la Mare Terra és la gran proveïdora de totes les exquisideses de les nostres contrades, com l´oli d´oliva, les ametlles, el safrà, el raïm, el vi, les figues, les nous…

Se trata de la primera figura que abre y rubrica la ruta, intitulada, por eso mismo, Lo Segell. Es una figura femenina, una Mater (de las muchas esculpidas por Marta Pruna últimamente) que simboliza la Madre Tierra, la diosa de la Naturaleza, la relación entre lo manifiesto y lo no manifiesto, lo visible y lo invisible, la aceptación de que formamos parte de la Naturaleza como un todo, la vida y la muerte, dos conceptos entrelazados que implican una renovación contínua. Porque no debemos olvidar que la Madre Tierra es la gran proveedora de todas las exquisiteces de nuestro entorno, como el aceite de oliva, las almendras, el azafrán, las uvas, el vino, los higos, las nueces…

Localización de la ruta: Río Set, Cervià de les Garrigues. Lleida
Poema y Texto: Maite Mateos

Anuncios

CAMÍ CONTRARI / CAMINO CONTRARIO

CamiContrari

Intueixo que la meva tempesta interior difícilment s´apaivagarà per molt que senti la penetrant flaire del timó, en trepitjar-lo, mentre travesso camps i més camps d´oliveres una mica deixats… És culpa meva que estiguin així de deixats, ho sé. Però no sempre em sento amb forces d´agafar el tractor per passar la picadora, que falta que fa. Vaig esporgar el millor que vaig saber, encara que sóc conscient que les meves maneres són el escarni de tots els pagesos de la contrada. Però tant me fa. Tot i les crítiques, la temporada passada vaig gaudir d´una collita acceptable, cosa que no poden dir d´altres que presumeixen de portar anys i anys esporgant. No sóc filla d´aquesta terra però sóc filla de la terra i remenar-la és el que realment em dóna vida. Remenar-la i viure en ple contacte amb ella.
I és que per mi els pobles i les ciutats són com cementiris, on s´amunteguen els vius amb els morts ofegant-se els uns amb els altres. S´organitzen en pisos talment com nínxols o en cases, xalets i luxoses mansions com panteons a mida de les seves possibilitats econòmiques… Quin negoci el de la mort i quin negoci el de la vida… Però sempre pels altres. De tot allò és del que renego.
Les meves passes continuen sent nervioses i enèrgiques. Ho sé. És difícil contenir-se quan la indignació sobrepassa la raó i envaeix tot el cos. Fúria és el que sento. Pot ser més que fúria però, no trobo les paraules en aquesta llengua que és la meva i no ho és perquè, no sempre ha format part de la meva interioritat. I tot i així em veig abocada a esforçar-me, ha fer meves per igual paraules com timó, farigola o “tomillo” de la mateixa manera que faig meves les roques de capritxoses formes que m´envolten i que em conviden a imaginar mil i una fantasies. Això aconsegueix relaxar-me una mica i deixo anar per fi una sospira. I penso en el que m´ha posat furiosa. En les paraules del meu fill.
– Totes les dones sou iguals.
Com no he estat capaç d´inculcar al meu fill que ningú es igual a ningú? Quin mal han fet les cobejades paraules tant socialment acceptables de que tots som iguals… La igualtat pot ser molt positiva, però també ho pot ser la diferència. Tot és relatiu. Què entenem per igualtat i què entenem per diferència?
-I tots els homes sou iguals? – vaig replicar-li jo enrabiada –. Sí ja ho sé, ara em diràs que a tu ja t´està bé ser com tots els homes. Ser un home és una cosa bona, oi? I pobre de tu que mostris cap indici de ser diferent, perquè de seguida series la víctima de tots els escarnis. Que si “marieta” o… coses pitjors. I a tu et sembla bé que funcionin així les coses? Realment penses que ets tan home com se suposa que un home ha de ser? Realment penses que ser una dona és una cosa dolenta?
-Doncs… A “l´insti” hi ha un mestre que diu que els homes són molt superiors a qualsevol dona i la prova és que totes les grans personalitats de la història, tots els grans científics i artistes, tret de contades i rares excepcions, són sempre homes i jo crec que…
-I tu penses que tot el que expliquen els mestres o qui sigui és un acta de fe? Pensa et dic sempre i no creguis absolutament res. Intenta eliminar la paraula creure del teu vocabulari, de la teva ment. T´ho he aconsellat més de mil cops i mai en serà prou, sembla.
-Ja però si hi han proves irrefutables…
Jo començava a perdre la paciència.
-Proves irrefutables? De què? De que els homes són superiors a les dones? I qui ha creat aquestes proves? Qui selecciona els personatges suposadament destacats de la història? Qui decideix que un personatge destaca més que un altre? Si en la societat en la que vius encara eduquen a un home perquè inverteixi tot el seu temps en si mateix, en estudiar o en treballar i a una dona la eduquen perquè inverteixi part del seu temps, si no tot, a les tasques domèstiques a més a més d´estudiar o treballar, quins creus que tenen més oportunitats per destacar en la seva feina i en la història?
-Doncs a mi sempre m´exigeixes que faci el llit, posi ordre i t´ajudi en totes les feines de la casa o del camp. Aleshores, no tindre oportunitats per destacar en els estudis per això? – em preguntà reptador.
-Tu i jo no ens repartim les tasques per poder tenir els dos les mateixes oportunitats? – li contesto amb una altre pregunta – Per què creus que hauries de tenir tu més oportunitats que no jo per destacar o per tenir més temps lliure? No som iguals, perquè jo sóc com sóc i tu ets com ets però, això no treu que tots dos siguem persones i com a persones hem d´ajudar-nos i esforçar-nos per viure en harmonia. Si tu penses que tens més dret que jo a tenir més temps lliure o més oportunitats simplement perquè ets un home o un fill o algú millor que jo, trencaràs aquesta harmonia, provocaràs insatisfacció, malestar i la convivència serà difícil si no impossible. I això és el que passa també a un altre nivell més ampli en la societat en general.
-Molt bé, però el cas és que sempre m´estàs sermonejant i per tant ets com totes les mares i com totes les dones – va dir abans de girar cua i tancar-se a la seva habitació amb un cop de porta.
Està clar que el meu fill no vol escoltar. Té les oïdes tancades a les paraules de la seva mare.
-I tant! – vaig exclamar empipada i amb sornegueria a través de la porta tancada – Totes les dones treballen amb un tractor si fa falta o fan llenya amb la motoserra si cal, com faig jo!
Per què em treu tant de polleguera? Em sento com si m´hagués deixat amb la paraula a la boca.  Hi ha moments en que no puc menys que pensar en si val la pena tenir un fill, quan aquest sembla estar  tant obsedit en voler convertir-se en un home descerebrat en lloc d´una persona assenyada. Jo que precisament m´havia proposat com un repte personal que el meu fill no s´assemblés mai de la vida a un masclista més… Però no és fàcil lluitar tota sola contra tots els estímuls que li empenyen cap el camí contrari al que jo voldria que agafés.

Autor: Maite Mateos
Finalista Tercer Concurs de relats breus de les Garrigues “En femení”

CAMINO CONTRARIO

Intuyo que mi tempestad interior difícilmente se calmará por mucho que sienta el penetrante aroma del tomillo, al pisarlo, mientras recorro campos y más campos de olivos medio dejados… Es culpa mía que estén así de abandonados, lo sé. Pero no siempre me siento con fuerzas para coger el tractor y pasar la picadora y ya haría falta. Hice la poda lo mejor que pude, aunque soy consciente de que mi técnica provoca las chanzas de todos los labradores del entorno. Pero me da igual. A pesar de las críticas, pude disfrutar de una cosecha aceptable la temporada pasada, algo que no pueden decir otros que presumen de llevar años y años podando. No soy hija de esta tierra pero, soy hija de la Tierra y  removerla es lo que realmente me da vida. Removerla y vivir en pleno contacto con ella.
Y es que para mí los pueblos y las ciudades son como cementerios, donde se amontonan los vivos con los muertos asfixiándose los unos con los otros. Se organizan en pisos a modo de nichos o en casas, chalets y lujosas mansiones como panteones a medida de sus posibilidades económicas… Qué negocio el de la muerte y qué negocio el de la vida… Pero, siempre para los demás. De todo ello es de lo que reniego.
Mis pasos continúan siendo nerviosos y enérgicos. Lo sé. Es difícil contenerse cuando la indignación sobrepasa la razón e invade todo el cuerpo. Furia es lo que siento. Puede ser más que furia pero, no encuentro las palabras en esta lengua que es la mía y no lo es porque, no siempre ha formado parte de mi interioridad. Pese a todo, me veo obligada a esforzarme, a hacer mías por igual palabras como “timó”, “farigola” o tomillo, de la misma manera que hago mías las rocas de caprichosas formas que me rodean y que me invitan a imaginar mil y una fantasías. Eso consigue relajarme un poco y dejo escapar un suspiro. Y pienso en lo que me ha puesto furiosa. En las palabras de mi hijo.
-Todas las mujeres sois iguales.
¿Cómo no he sido capaz de inculcarle que nadie es igual a nadie? Qué daño han hecho las exaltadas palabras tan socialmente aceptables de que todos somos iguales… La igualdad puede ser muy positiva, pero también puede serlo la diferencia. Todo es relativo. ¿Qué entendemos por igualdad y qué entendemos por diferencia?
-¿Y todos los hombres sois iguales? – repliqué yo llena de rabia -. Sí, ya lo sé, ahora me dirás que a ti ya te parece bien ser como todos los hombres. Ser un hombre es una cosa buena ¿verdad? Y pobre de ti que muestres algún indicio de diferencia, porque en seguida serías víctima de todas las burlas. Que si “mariquita” o… coses peores. ¿Y a ti te parece bien que funcionen así las cosas? ¿Realmente piensas que ser una mujer es una cosa mala?
-Pues… En el “insti” hay un “profe” que dice que los hombres son muy superiores a cualquier mujer y la prueba de ello es que todas las grandes personalidades de la historia, todos los grandes científicos y artistas, con contadas y raras excepciones, son siempre hombres y yo creo que…
-¿Y tú piensas que todo lo que explican los profesores o quien sea, es un acto de fe? Piensa, te digo siempre y no creas absolutamente nada. Intenta eliminar la palabra creer de tu vocabulario, de tu mente. Te lo he aconsejado más de mil veces y nunca será suficiente, al parecer.
-Ya pero si hay pruebas irrefutables…
Yo comenzaba a perder la paciencia
-¿Pruebas irrefutables? ¿De qué? ¿De que los hombres son superiores a las mujeres? ¿Y quién ha creado esas pruebas? ¿Quién ha seleccionado a los personajes supuestamente destacados de la historia? ¿Quién decide que un personaje destaca más que otro? Si en la sociedad en la que vives todavía se educa a un hombre para que invierta todo su tiempo en sí mismo, en estudiar o trabajar y a una mujer la educan para que invierta parte de su tiempo, o todo, en las tareas domésticas además de estudiar o trabajar, ¿Quién crees que son los que tienen más oportunidades para destacar en su trabajo o en la historia?
-Pues a mí siempre me exiges que haga la cama, ordene y te ayude con todas las tareas de la casa o del campo. Entonces, ¿no tendré oportunidades para destacar en los estudios? –me preguntó retador.
-¿Tu y yo no nos repartimos el trabajo para poder tener los dos las mismas oportunidades? – le contesté con otra pregunta -. ¿Por qué crees que tú deberías tener más oportunidades que yo para destacar o para tener más tiempo libre? No somos iguales, porque yo soy como soy y tú eres como eres pero, eso no quita que los dos seamos personas y como personas hemos de ayudarnos y esforzarnos para vivir en armonía. Si tú piensas que tienes más derecho que yo a tener tiempo libre o más oportunidades simplemente porque eres un hombre, o un hijo o alguien mejor que yo, romperás esa armonía, provocarás insatisfacción y la convivencia será difícil o imposible. Y eso es lo que ocurre también en la sociedad en general, en un nivel más amplio.
-Muy bien pero, el caso es que siempre me estás sermoneando y por tanto eres como todas las madres y como todas las mujeres – me dijo antes de volverse y encerrarse en su habitación con un portazo.
Está claro que mi hijo no quiere escuchar. Ha cerrado los oídos a las palabras de su madre.
-¡Y tanto! – exclamé enfadada y con sorna a través de la puerta cerrada. – ¡Todas las mujeres trabajamos con un tractor si es necesario o cortamos leña con la motosierra si hace falta, como hago yo!
¿Por qué me saca tanto de quicio? Me siento como si me hubiera dejado con la palabra en la boca. Hay momentos en que pienso en si vale la pena tener un hijo cuando éste parece estar tan obsesionado en querer convertirse en un hombre descerebrado en lugar de en una persona razonable. Yo que precisamente me había propuesto como un reto personal que mi hijo no se asemejara nunca a un machista más… Pero no es fácil luchar sola contra todos los estímulos que le empujan hacia el camino contrario al que yo querría que tomara.

Traducción: Maite Mateos

EL CAMINO DE LOS SIETE SENTIDOS

LO CAMÍ DELS SET SENTITS

Lo camí de la vida, lo camí de la mort, Cami7Sentits1
lo camí dels contrastos i les olors,
lo camí de l´espígol, la sàlvia i lo timó,
lo camí del gust d´un oli d´oliva esplendorós,
lo camí de les ametlles i el safrà saborós,
lo camí de les impressions i del tacte de la pols,
lo camí de la mirada cap al interior,
lo camí de la sensibilitat i la intuïció,
lo camí dels sons de la natura i el record,
lo camí de lo inefable,
lo camí dels somnis i la reflexió,
lo camí del riu Set,
lo camí de l´art i la creació,
lo camí dels set sentits,
lo camí de la planor,
lo camí de la memòria i la tradició,
lo Segell de lo camí,
lo camí respectuós,
lo segell de la Mare Terra
que proveeix sense repòs.

PROYECTO CAMINO DE LOS SIETE SENTIDOS / PROYECTE CAMÍ DELS SET SENTITS

Cami7Sentits2

En esta ruta del olor, el gusto, el tacto, el oído, la mirada, la intuición y la reflexión, una serie de creaciones artísticas rodeadas de naturaleza se abrirán a nuestro paso y para percibirlas y disfrutarlas necesitaremos de todos nuestros sentidos. Y puede que sean más de siete, según indican los últimos avances científicos pero, será el séptimo sentido, el de la reflexión, el que nos ayudará a abrir más nuestras mentes y a vivir en toda su profundidad el trayecto que ahora mismo iniciaremos, el camino de los siete sentidos, el camino del río Siete, el camino de la intuición y la reflexión… Un camino que nos conduce a todo un mundo de olores y degustaciones, de sensaciones que no solo con el tacto, el oído o la mirada podríamos percibir en toda su intensidad. Por eso la escultora Marta Pruna quiere invitarnos a adentrarnos por el camino del arte, el camino del lenguaje intuitivo más creativo, el camino que transita entre lo tangible y lo intangible. Porque no siempre se puede entender todo únicamente a través de nuestras sensaciones puramente corporales. A veces necesitamos una voz o una mirada interior para percibir y entender nuestras emociones.

 

En aquesta ruta de l´olor, el gust, el tacte, l´oïda, la mirada, la intuïció i la reflexió, una sèrie de creacions artístiques envoltades de natura s´obriran al nostre pas i per percebre-les i gaudir-les necessitarem de tots els nostres sentits, que pot ser són més de set, segons marquen els últims avenços científics però, serà el setè sentit, el de la reflexió, el que pot ser ens ajudarà a obrir més les nostres ments i a viure en tota la seva profunditat el trajecte que tot just encetarem, el camí dels set sentits, el camí del riu Set, el camí de la intuïció i la reflexió… Un camí que ens transporta a tot un món d´olors i degustacions, de sensacions que no només amb el tacte, l´oïda o la mirada podríem percebre en tota la seva intensitat. Per això la Marta Pruna vol convidar-nos a d´endinsar-nos pel camí de l´art, el camí del llenguatge intuïtiu més creatiu, el camí que transita entre lo tangible i lo intangible. Per que no sempre es pot entendre tot només fent ús de les nostres sensacions purament corporals. A vegades necessitem una veu o una mirada interior per percebre i entendre les nostres emocions.

Localización de la ruta: Río Set, Cervià de les Garrigues. Lleida
Escultora: Marta Pruna
Fotos: Llorenç Melgosa Alonso y Marta Pruna
Poema y Texto: Maite Mateos

CALEIDOSCOPIO DE REFLEXIONES

Podría parecer y parece que el único tema que me preocupa últimamente es el del papel de la mujer en el mundo, en la historia, en la literatura. Tal vez eso es lo que más aparece reflejado en mis lecturas, en mis publicaciones y en las publicaciones de otros que comparto en mi muro de Facebook. Y sí, es un tema que me preocupa y mucho, hasta el punto que algunos pueden llegar a considerarme una feminista fundamentalista en la misma medida en la que yo podría llegar a considerarles unos machistas fundamentalistas. Y por ese camino vamos mal si queremos llegar a entendernos todos y convivir en armonía, al menos.

caleidoscopio

Pero la realidad es que también me interesan muchos otros temas, por supuesto, aunque no los comparta de manera tan frecuente ni en mi  blog ni en mi muro de Facebook. Y la razón es que aún no he encontrado la manera de comunicar cuales pueden ser esos múltiples intereses sin caer en el bombardeo excesivo de las redes que solo logran bloquearme o enojarme si apelan en exceso a la emotividad o caen en la frivolidad o el atontamiento. Y yo quiero huir precisamente de caer en ese mismo error. No quiero publicar nada que pueda provocar esas mismas sensaciones en los demás. Y la peor de todas es la sensación de estar perdiendo el tiempo con absurdidades en esa búsqueda, a menudo infructuosa, de reflexiones realmente enriquecedoras. Porque de temas interesantes hay muchos, pero la manera de abordarlos no siempre se me antojan atractivos ni efectivos.

Por ejemplo, me inquieta mucho el tema de la sostenibilidad del planeta en que vivimos. Resulta extremadamente preocupante escuchar en la radio o leer en las redes que el hielo de Groenlandia se está deshaciendo y que o se hace algo ahora al respecto o ya no habrá nada que hacer en el futuro y el mundo se irá irremediablemente a la mierda. Y ese algo que se puede hacer ¿de quién depende? ¿De los que ostentan el poder, como el insensato de Trump o el impresentable de Rajoy? ¿De los intereses de los grandes “lobbies” y empresas de todo el mundo? Pues estamos apañados. Si queremos creer que solo depende de ellos y que cada uno de nosotros nada puede hacer estamos perdidos. Pero, ¿y si cada uno de nosotros se parara a pensar que una cadena de decisiones individuales podría cambiar muchas cosas? Podríamos determinar el no viajar en avión a no ser que sea estrictamente necesario, o prescindir de secadoras, aires acondicionados, microondas, tostadoras, etc. Podríamos no contratar los servicios de compañías energéticas sucias y peligrosas como las centrales nucleares o las térmicas. Hay alternativas como instalar placas fotovoltaicas, contratar los servicios de compañías con garantías de que generen energías totalmente limpias. Podríamos usar el coche solo lo estrictamente necesario o prescindir de él si es posible. Podríamos dedicar nuestro ocio a realizar viajes a pie, en bicicleta, a caballo, en carro. Sí, podríamos recuperar el transporte de tracción animal y dejar de pensar que tener un caballo es un privilegio exclusivo de las clases más pudientes de la sociedad, al igual que los veleros. Podríamos dejar de realizar cruceros altamente contaminantes y cargarnos de auténtica energía con el turismo de proximidad y el turismo limpio y ecológico. Fomentemos las rutas de largo recorrido a caballo o en carro. Dejemos de usar tractores y volvamos a los arados de tracción animal. Tantas cosas se podrían hacer surgidas de la iniciativa individual…

Habrá quien diga que soy una ilusa romántica y que a saber qué aplico yo de todo esto en mi vida diaria, pero puedo contestarle que yo tengo placas fotovoltaicas instaladas en casa y no estoy conectada a ninguna empresa que me suministre energía adicional, por tanto no utilizo plancha, ni secadora de pelo, ni microondas, ni aire acondicionado, etc. Se puede vivir la mar de bien si todo eso. En cambio, disfruto de dos hermosos caballos y eso que no tengo ni un duro. Los cuido yo misma, en casa, y si estuviera más favorecido el desplazamiento en tracción animal por carretera incluso podría conseguir un carrito y prescindir de mi único coche, que utilizo lo mínimo indispensable. Claro que sería genial que ya hubiera coches eléctricos que se fabricaran y alimentaran exclusivamente con energías limpias y que pudieran cargarse con placas fotovoltaicas y fueran asequibles para aquellos que solo pueden aspirar a comprarse un coche de segunda mano, pero eso aún es ciencia ficción.

Estoy harta de limitarme a firmar las incontables peticiones de apoyo a numerosas causas y que luego me pidan además apoyo financiero o movilización ciudadana instándome a que me reúna con colectivos preocupados por los mismos temas que me preocupan a mí, como si yo fuera una millonaria que pudiera poner mi tiempo y el dinero que no tengo a disposición de unas causas para lo que lo único que se necesita es una movilización individual, una toma de conciencia individual.

Está claro que existen otros problemas relacionados con el medio ambiente que no he mencionado, igualmente preocupantes, como es el tema de la localización y la necesidad o no de incineradoras, la gestión y elección de embalajes respetuosos con la naturaleza, la gestión de los residuos, la contaminación y la gestión del agua, las presas innecesarias que secan los ríos, la elección de lo que comemos dictado por los intereses de la agricultura y la ganadería intensiva o por las limitaciones de nuestros precarios recursos económicos, el abuso de pesticidas, venenos y fármacos en los que cae hasta el más humilde productor agrícola o ganadero temeroso de no ser tan competitivo como el que más…

Los temas son múltiples y variados, por mucho que a veces estén interrelacionados y me siento incapaz de abarcarlos todos por su complejidad. Y con todo, pienso que la clave para comenzar a resolverlos continua estando en la cadena de decisiones personales, en el pensamiento libre de las presiones del mercado y de las manipulaciones de los poderosos. La reflexión constante es la que nos conducirá a buscar soluciones y si es necesario a crear núcleos de presión efectivos sobre aquellos cuyas ambiciones desmesuradas no respetan ni a la naturaleza ni a sus congéneres.

De modo que aparcaré los problemas medioambientales y me centraré en otros temas igual de complejos, como el de los refugiados climáticos o de guerra y la apertura de fronteras, que es asimismo inquietante y da mucho que pensar ¿Realmente podemos creer que la solución está en una simple apertura de fronteras? A todos no los podemos acoger por mucho que lo ideal sería que las fronteras ni siquiera existieran para nadie en ningún sitio. Pero existen, igual que lo ideal sería que nadie se viera obligado a abandonar su casa por ninguna razón y con todo, hay gente que no tiene más remedio que hacerlo. ¿A quién acogemos? ¿Damos prioridad a unos y discriminamos a otros? Este tema sí que requiere una verdadera presión colectiva para que se solucionen los conflictos desde su mismo punto de origen, sin poner parches con acogidas al servicio de intereses políticos que solo sirven para limpiar conciencias.

Me preocupa también el tema de los numerosos peligros que acechan a la infancia y la adolescencia, especialmente a través de las nuevas tecnologías ¿si ni los padres estamos demostrando ser lo suficientemente responsables con el uso de las tecnologías, cómo esperamos que lo sean nuestros hijos? Ponemos en sus manos unas herramientas para mejorar las comunicaciones y solo conseguimos empeorarlas. Los adolescentes se refugian y encierran en sus círculos de amistades con conversaciones vacías y un lenguaje cada vez más empobrecido y se lo permitimos a pesar de que ni nos respetan ni se interesan demasiado en comunicarse con los adultos a no ser que sea para conseguir algo de nosotros. No vamos bien si los padres no somos capaces de pararles los pies a nuestros hijos. La educación debería ser responsabilidad de los más aptos y los más aptos a menudo no son precisamente los padres. Por eso se debería aceptar siempre la ayuda de todos, de los tíos, de los abuelos, de los profesores…

Y me inquieta mucho el tema de los miedos, el miedo como herramienta para dominar al otro. De los miedos han surgido las religiones y el patriarcado. Pero ahora quiero centrarme en el tema de las religiones y dejar algo aparcado el del patriarcado. La curiosidad por hallar ciertas respuestas a enigmas como la creación del universo o la muerte despiertan en algunos, en muchos, miedos y temores y hay quien avispadamente ha sabido avivarlos y aplacarlos con imaginativas ficciones que aparentemente ofrecían respuestas, a partir de las cuales establecían un credo y una fe. Ese credo y esa fe se han utilizado para conducir a muchas personas a cometer atrocidades con la excusa de que también pueden conducir a hacer el bien. Pero hagan el bien o el mal, los que ostentan la fe lo único que están haciendo es poner sus miedos al servicio de los intereses de alguien, sea quien sea ese alguien: budismo, cristianismo, jainismo, judaísmo, hinduismo, islamismo y todos los –ismos habidos y por haber. Incluso aquellos que afirman conservar una fe por simple inercia, sin confiar ya en ninguna iglesia, continúan presos de sus miedos y los miedos paralizan y esclavizan el pensamiento.

Cuando Slava Mukhanov, al abordar el tema de la creación del universo desde la perspectiva científica pide humildad  lo único que está haciendo es pedir que se perpetúe el sentimiento de temor, de miedo ante las grandes incógnitas. En cambio admiro a Stephen Hawking cuando al abordar el mismo tema afirma que dios ya no es necesario. El mundo fue creado de la nada absoluta afirma él ¿por qué sentir miedo ante eso? Luchemos contra nuestros miedos.

Autor: Maite Mateos

Más bagaje lector

En la novela “La casa de las miniaturas”, Jessie Burton reflexiona sobre lo que significa ser miniaturistauna mujer  más allá de su mera función de reproductora, de su papel como esposa. A través de la moda de las casas de miniaturas entre la clase pudiente de la ciudad de Ámsterdam del siglo XVII, la miniaturista, un personaje esencial de la novela, intentará despertar una nueva conciencia de lo que significa eso mismo, ser una mujer, ser una persona, al margen del sexo, la raza y la posición social. Y lo hará penetrando en el alma de sus clientas a través de las reproducciones en miniatura del mundo interior que viven en sus casas a escala real, desconcertándolas…
De manera diferente trata Fay Weldon el mismo tema en su novela satírica “Vida y Amores de una Maligna”:
Despójate de la esposa, de la madre, encuentra a la mujer y ahí tienes a la maligna.Vida-y-amores-de-una-Maligna-i1n114086
Esta es la conclusión a la que llega el personaje principal de la novela, Ruth, después de ser despechada por su marido Bobbo, que la engaña flagrantemente con otras mujeres.
Pero ser una maligna no tiene por qué ser la única opción que le quede a una mujer que opte por despojarse de la esposa y de la madre, por muy frustrada que se sienta.

Tal vez sea cierto que ser buena es la maldición de la hembra de la especie, como afirma  uno de los personajes principales de la novela de Erica Jong, “Bendita Memoria”, bendita memoriapero en realidad, lo que quieren decir Weldon y Jong con sus novelas, no es que las mujeres deban ser realmente malignas, perversas o realmente malas, sino que han de buscarse a sí mismas lo más lejos posible de los patrones que tradicionalmente se les ha asignado, los patrones de la pasividad, la dulzura, la paciencia, etc.
Sí, es difícil, muy difícil ser mujer, porque en realidad no sabes en qué consiste ni quieres asumir lo que la tradición exige. Mejor no ser nada para poder serlo todo.
Esta es toda una invitación a la reflexión por parte de Rosa Montero reflejada en su obra “La ridícula idea de no volver a verte”, donde expone que también los hombres se encuentran ante la misma vicisitud, ante la misma encrucijada de lo que significa ser un hombre cuando no se quiere asumir lo que la tradición exige. Pero afirma que ese es un tema del que deben preocuparse ellos, si es que les preocupa. Porque para la mayoría de los hombres y las mujeres lo más fácil es asumir lo que la tradición exige y no romperse demasiado la cabeza, por mucho que eso pueda acabar destrozándoles interior o exteriormente, en un sentido u otro.
En todo caso, si uno se resiste a seguir el camino fácil y rebelarse ante lo que la tradición exige mejor no ser nada para poder serlo todo… ¿Y cómo conseguirlo? ¿Cómo lograr serlo todo, compañera, madre, hija, hermana y mujer sin ser excesivamente exigentes con todo el mundo, con nosotras mismas, sin abandonar nuestros sueños, sin renunciar a nada, ni acabar apareciendo como una maligna o una amargada ante la mirada de los otros?
A todas las hijas se les enseña a culpar a la madre y a exonerar al padre. Así es como ellos mantienen el poder, defiende el personaje de Sarah Sofía en “Bendita Memoria” de Erica Jong.
Y con culpar a la madre se entiende culpar a todas las mujeres, siempre a la otra, mientras que se tiende a eximir al padre, al hombre, de todo. Porque pensamos que ellos, genéricamente, son mentalmente más débiles y manipulables. Y así lo expresa Rosa Montero en “La ridícula idea de no volver a verte”Rosa Montero
(···) En cualquier caso, nosotras les creemos débiles y les tratamos, por consiguiente, con unos miramientos y una sobreprotección alucinantes. Tal vez sea cosa del instinto maternal, que es una pulsión sin duda poderosa, pero el caso es que a menudo mimamos a los hombres como si fueran niños y mantenemos un cuidado exquisito para no herir su orgullo, su autoestima, su frágil vanidad. Nos parecen inmaduros, precarios, infinitamente necesitados de atención, admiración y aplauso (···) En fin, es posible que la debilidad que creemos apreciar en ellos no sea más que un espejismo; puede que nos fuera a todos mucho mejor si dejáramos de sobreprotegerlos.
En todo caso, ahora por ahora, la culpa será siempre de nosotras, siempre de la mujer, una culpabilidad socialmente inducida por atreverte a seguir tus deseos, por descuidar tus obligaciones de mujer. Culpabilidad por ser mala hija, mala hermana, mala esposa, mala madre ¿hasta cuándo? Tal vez hasta el día que superemos esa barrera mental y dejemos de enfrentarnos las unas a las otras y sobre todo dejemos de enfrentarnos con nosotras mismas.  Así lo expresa Erica Jong en “Bendita Memoria”:
Si alguna vez las madres y las hijas se unieran, ¡todo cambiaría! Sin embargo, nos enfrentamos las unas a las otras y los papás siguen libres como jefes capitalistas.

Autor: Maite Mateos

Lo más valioso y secreto de un bagaje lector

Escribir sobre mis lecturas más recientes o no tan recientes como autor o aspirante a autor  me cuesta… Seguramente porque, como afirma Luis Landero en su última obra ¨El balcón en invierno¨: En los libros leídos está la sombra, el rastro de lo que fuimos, los diversos bocetos de nuestro aprendizaje estético y de nuestra evolución vital, los vestigios de ciertos afanes que un día nos conmovieron y que luego, tras ser devastados por el tiempo, con los materiales de sus ruinas construimos nuestro modo de ser y de sentir, y lo más valioso y secreto de nuestro bagaje cultural.

Exactamente por esobooktrunk me cuesta, porque se trata de revelar lo más valioso y secreto de mi bagaje lector, de mi modo de ser y de sentir… Violenta demasiado mi natural reservado, por no llamarlo timidez o vergüenza, o lo que sea. Con todo, quiero obligarme a hacerlo como un ejercicio más de escritura, de una escritura más abierta que complemente a aquella otra escritura que queda limitada a las fronteras de la novela, de la poesía, de los relatos o de los “libros de pensamientos” más íntimos. Una escritura que, al fin y al cabo, han practicado innumerables autores a lo largo de la historia.

Pero, ¿Por dónde empezar? Quizá por las reflexiones que Salman Rushdie vuelca en los personajes de su última gran novela “Dos años, ocho meses y veintiocho noches”: Ve adonde el orgullo del hombre está inflado, allí donde el hombre se cree a sí mismo un dios, arrasa sus arsenales y sus antros de perdición, sus templos a la tecnología, el conocimiento y la riqueza. Ve también a esos lugares sentimentales donde se dice que dios es amor. Ve y enséñales la verdad.
Menudo reto hoy día. Enseñar la verdad ¿Qué es la verdad? Algo que solo se puede alcanzar a través de una mente abierta, o mejor dicho, de una mente esforzada, trabajada, que carezca de fronteras o diques de contención. Una mente que ha de permanecer abierta a las controversias porque: la idea misma de una disputa es una herramienta para mejorar la mente, la más afilada de todas las herramientas, nacida del amor al conocimiento, es decir, de la filosofía.

E insisto en que esto es todo un reto en un mundo en el que toda información se nos presenta actualmente en una red virtual desbordada, ahora inaccesible o manipulada, al servicio siempre de los más poderosos, un mundo embriagado de palabras vacías volcadas en mil y una tertulias vanas, en mil y un libros publicados bajo la dictadura del mercado, donde resulta complejo separar el trigo de la paja, si es que se separa. Pero la lectura de los libros de Salman Rusdhie es siempre estimulante para el pensamiento, como interesantes son las obras de Javier Marías, impregnadas siempre de un lenguaje tan elevado e intelectualizado que casi parece increíble puesto en boca de todos sus personajes, de modo que desearías que fueran reales, que todo el mundo fuera capaz de hablar de esa manera, a modo de discursos más o menos introspectivos, más o menos profundos. Aunque debo reconocer que ya me empieza a cansar la aparición del profesor Rico en prácticamente todas sus obras, y una vez más en su última novela “Así empieza lo malo”,  por mucho que tenga su gracia el que esté inspirado en un personaje real que, por cierto, yo también he conocido presencialmente. El profesor Rico fue un profesor mío en la facultad y es cierto que es tan pedante y tan amante de intimidar a sus estudiantes como lo describe Marías.

Igual de fascinante resulta el lenguaje arcaizante de las últimas novelas de Andres Trapiello que recrean la figura de Don Quijote a modo de homenaje al mundo cervantino. Se trata de “Al morir Don Quijote” y “El final de Sancho Panza y otras suertes”. Se me antoja extremadamente estimulante esa lluvia incansable de palabras desusadas, tan añejas que sin embargo, logran introducirnos tan acertadamente en ese universo literario tan excepcional de los tiempos de Cervantes.

Con todo, tal y como afirma Doris Lessing en “El cuaderno dorado”: Solamente hay una manera de leer, que es huronear en bibliotecas y librerías, tomar libros que llamen la atención, leyendo solamente esos, echándolos a un lado cuando aburren, saltándose las partes pesadas y nunca, absolutamente nunca, leer algo por sentido del deber o porque forma parte de una moda o un movimiento. Recuerde que el libro que le aburre cuando tiene veinte años o treinta años, le abrirá perspectivas cuando llegue a los cuarenta o a los cincuenta años o viceversa.

Autor: Maite Mateos

PALABRAS

palabrasSuenan las palabras
atrapadas en su musicalidad
sin decir nada, vacías, huecas,
amortajadas,
o llenas de profundidad,
de misterio, de fuerza…
Palabras siempre atrapadas
en la red de las imágenes,
en la urdimbre de las ideas,
en el entramado de los miedos,
en el estruendo de lo virtual,
en la algarabía de lo tangible…
Palabras efímeras,
palabras que persiguen la eternidad,
palabras siempre atrapadas,
aferradas,
buscando la libertad.

Autor: Maite Mateos